5662918957_7bb07cdf26_bTanto si veraneas en la playa como si lo haces en la montaña, la ciudad o en el pueblo, siempre tendrás cerca una zona de baño en el que podrás darte un chapuzón para combatir los días más calurosos y, ¿por qué no aprovecharla para hacer ejercicio?

En agosto tenemos más tiempo libre pero con el calor y las ganas de descansar podemos dejar de lado el deporte. Por eso te proponemos algunos ejercicios fáciles de hacer en el agua para que no tengas excusas para seguir en forma en verano.

En cada ejercicio procura tener tus abdominales apretadas y repite el ejercicio tantas veces como seas capaz descansando entre cada uno de ellos. Con 20 minutos al día es suficiente, la resistencia que te proporciona el agua te ayudará a tonificar tus músculos y además mejorará tu circulación sanguínea.

1. Caminatas. Camina unos 15 pasos hacia delante y hacia atrás con el agua hasta a la cintura alternándolo con carreras suaves.

2. Elevaciones de piernas. Con el agua por el cuello y de pie, separa las piernas a la altura de los hombros y eleva una pierna hasta trazar un ángulo de 90º, aguanta unos segundos y bájala. Sube y baja alternando cada pierna. Si pierdes el equilibrio, haz círculos con los brazos para mantenerte recto.

3. Saltos con tríceps. Apoya las manos en el borde o en la escalerilla manteniéndote de pie pero sin tocar el fondo, intenta salir de la piscina de un salto impulsándote sólo con los brazos.

4. Extensiones de rodillas. Siéntate en el borde con los pies en el agua, extiende la rodillas hasta dejarlas completamente rectas, aguanta unos segundos y vuelve a relajar en el agua.

5. La bicicleta. Descansa los brazos en el bordillo y sube ligeramente las piernas para realizar movimientos como si pedalearas.

6. Posición “V”. Sitúate en una parte donde te cubra el agua, ponte de pie con la cabeza por encima del agua e imita el gesto como si fueras a sentarte subiendo las piernas al máximo hasta que tu cuerpo quede en forma de “V”. En esta postura, tus tobillos y tu cabeza deberían quedarse fuera del agua.

7. Círculos. Dibuja círculos con tu pierna derecha con el agua cubriéndote por la cintura, a continuación, repítelo con la pierna izquierda.

8. Pataletas. Patalea dentro del agua con las piernas en posición baja, gradualmente ve subiéndolas mientras continúas pataleando.

Y por último, el deporte estrella de verano, la natación, realiza unos cuantos largos al día durante 10 o 15 minutos. Nadar fortalece la musculatura, quema la grasa acumulada y relaja todo el cuerpo.

No hay mejor forma de entrenarse en verano que bañándonos y refrescándonos a la vez, te parecerá un juego más que un entrenamiento. Eso sí, no te olvides de usar protector solar, beber mucho agua y combinar estos ejercicios con una alimentación equilibrada 40-30-30.

Fuente: www.enerzona.es